Introspección perdida.

Acostado en el sillón con la cabeza perdida en pensamientos absurdos,
corría por mi cuerpo el fuego de la depresión, de la impotencia,
del encierro psicológico, trataba de huir, me sentía intensamente activo
dentro de la calma que me ofrecía el sillón, trataba de apagar el fuego 
en mi pecho, en mis pulmones, en mi garganta, me decía a mí mismo que 
era una ilusión, que era una creación de mi mente, menguaba el fuego, 
cesaba el dolor, despertaba del dominio de miles de años de estímulos, 
de una mente condicionada, al rato comenzaba a dormirme de nuevo, las 
emociones vencían, el fuego volvía, el dolor era más intenso, nuevamente 
sucumbía ante las ilusiones creadas por mi mente, era simplemente, otra 
introspección perdida.

 

Advertisements

El huraño y su filosofía (Extracto)

"En una mañana tan típica como esta donde todo pasa dentro 
de la quietud que ofrece el marco de la rutina, una mañana 
manchada de gris pero con un raro toque de entusiasmo que 
ofrece un ambiente acogedor para que los pensamientos fluyan, 
recuerdo ese momento y pienso «que ingenuo es el hombre cuando 
se trata del amor, basta leer un par de novelas para encontrar 
rastros de esa vehemencia a algo que ni siquiera sabemos definir», 
suena la cafetera llenando el vacío de la habitación no solo con 
su sonido sino con ese aroma que trae mil memorias, una taza de 
café es compañera inevitable de cada mañana, no tiene rival alguno 
que pueda equipararse a su equilibrada combinación de aroma y sabor; 
«¿Qué traerá este día?» pregunta que nunca me hice en mi juventud 
y que cada día aprecio más por su capacidad de pararme en el presente 
de manera instantánea, tomo un sorbo y me quemo ligeramente siendo 
ya casi una tradición, escucho voces a lo lejos y comienzo a sentir 
ese desagrado de tener que tener contacto con seres humanos, trato 
de recordar que me hizo tan huraño pero no creo que nunca encuentre 
un motivo en particular, ha sido una suma de eventos entrelazados de 
manera ya indescifrable, y pensándolo bien he sido yo el que ha 
enloquecido, no ellos; ellos se mantienen inmutables como todo conjunto, 
difícilmente se entrevé un cambio."

Este es un extracto de una de las primeras cosas que escribí, tiene
una cantidad de cosas que me desagradan pero quise publicarla para 
sentirme un poco más expuesto y acostumbrarme a ver mis errores 
publicados.